Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.
[X]
Historia del Neodimio
¿Que son los Imanes de Neodimio?
Evolución de los imanes
El neodimio llegó
Los imanes de Neodimio han sido una gran aportación para la tecnología y otras ciencias. Pero para conocer algo más acerca de este poderoso metal debemos conocer un poco más de cerca la historia del magnetismo y su evolución.

Los primeros indicios de magnetismo



Los primeros indicios de magnetismo se localizan en la Antigua Grecia gracias a la aparición de ciertos minerales encontrados en la naturaleza que les condujo a pensar en la atracción entre determinados elementos. En el siglo VI a.C., Tales de Mileto estudió este fenómeno, llegando a la conclusión de que ciertas piedras atraían el hierro y que los pequeños fragmentos de hierro atraídos eran, a su vez, capaces de atraer a otros. Pero la primera referencia fue encontrada en China en un manuscrito del siglo IV a.C. titulado Libro del valle del diablo. En este artículo se decía que "la magnetita atrae al hierro hacia sí o es atraída por éste".

Posteriormente, durante el primer siglo de nuestra era, los estudios se amplían y se analiza la atracción de la aguja y el hierro. El polímata chino Shen Kuo fue quien descubrió la brújula magnética un siglo antes de que Alexander Neckham desarrollara esta misma teoría en el continente europeo.

Pero no fue hasta 1821 cuando se dio un paso más allá y se descubrió que el magnetismo y la electricidad mantenían una conexión entre sí. Hans Christian Oersted llegó a esta deducción mientras realizaba experimentos con la electricidad, descubriendo que cuando hacía circular una corriente eléctrica por un conductor, esto provocaba la deflexión de una brújula que se encontraba en las proximidades. De este modo, el físico danés comprobó que la circulación de una corriente eléctrica establece un campo magnético en el espacio y que éste tiene efectos mecánicos sobre cuerpos magnetizados.

Oersted sentó las bases del electromagnetismo y gracias a experimentos llevados a cabo por estudiosos como André-Marie Ampère, Carl Friedrich Gauss, Michael Faraday o James Clerk Maxwell se desarrollaron nuevas teorías en torno a ella.

Pero el padre del electromagnetismo fue el inventor austrohúngaro Nikola Tesla gracias a sus abundantes y revolucionarias aportaciones en este campo. Acusado de loco por la gente de su época y conocido en la historia como un auténtico visionario, Tesla solía decir que "nuestras virtudes y defectos son inseparables, como la fuerza y la materia. Cuando se separan, el hombre no existe". La importancia del inventor fue tan sumamente importante que, en la actualidad, la unidad de medida de la inductividad magnética en el Sistema Internacional es el Tesla.

Además, el serbio fue uno de los promotores de la electricidad comercial. En su camino por conseguir este objetivo tuvo una disputa con el famoso inventor Edison, el cual defendía la corriente continua como distribuidora de la corriente eléctrica, mientras que Tesla abogaba por la corriente alterna, llegando a producirse un gran enfrentamiento conocido como La Guerra de las Corrientes.

La diferencia entre ambas corrientes es sencilla. Mientras el inventor de la bombilla proponía que la corriente se genera a partir de un flujo continuo de electrones que se mueven siempre en el mismo sentido de un polo a otro, el austrohúngaro mantenía que los electrones no se desplazaban entre los polos, sino que a partir de una posición estática, oscilan de un lado a otro desde el centro del cable.

Gracias a los desarrollos realizados por Tesla, se construyó en las Cataratas del Niágara la primera central hidroeléctrica en el año 1893, consiguiendo, tres años después, transmitir electricidad a la ciudad de Búfalo, en nueva York. Este experimento y el apoyo financiero de George Westinghouse consiguieron que la corriente alterna sustituyera, finalmente, a la corriente continua.
 
PRODUCTOS
CONTACTO
 
© 2012 Aiman Sistemas magnéticos. Todos los derechos reservados. Segmentación mercados | Segmentación geográfica |Mapa del sitio | Politica de privacidad | Aviso Legal | Faq | Contacto